Reparar paredes descorchadas

No es lo mismo tener un pequeño descorche en la pared porque existía una mota de polvo o humedad al aplicar la pintura o gotelé, que un descorche generalizado debido a un trabajo de baja calidad.

Te explicamos los motivos de un descorche y los pasos para repararlos, según sean pequeños descorches o descorches afectados en toda la pared.

 

reparar-pared-descorchada

1-El motivo del descorche

Para que no vuelva a suceder, primero tendremos que comprender el motivo del descorche.

Cuando es descorche es parcial, sobre una pequeña superficie, puede haberse debido a una mota de polvo en la pared, o una pequeña humedad que evitó adherencia entre el gotelé (o el yeso) y  la pared

Si el descorche es más amplio y se localiza en una gran zona de la pared,  puede deberse a una humedad posterior, y se debe tener en cuenta que hay que corregir esta humedad previo a la reparación.

Cuando el descorche de pintura afecta a toda la pared o habitación, es posible que exista una humedad ambiental, en la que no haya suficiente ventilación o bien que no se haya aplicado imprimación durante el proceso de enyesado, gota, o aplicación de  pintura.

 

 

En el caso  de estas imágenes, el motivo del descorche no era por humedades, sino que primero se había pintado en temple, y después se pintó con pintura plástica; el temple (capa previa) se había  mojado y  agrietado o explotado por debajo.

Se trataba de un descorche total en toda la habitación donde se había pintado con plástico sobre temple sin  haber dejado secar.

 

2- analizar las dimensiones del descorche

El primer paso para reparar el descorche es conocer las dimensiones del daño para plantear un acopio de materiales.

Con una espátula se intentará descorchar hasta donde nos permita, para ver si se trata de un pequeño descorche o de un trabajo total en la habitación.

Una vez entendido esto, el tamaño del papel con el que se va a proteger el suelo será en una pequeña parte o en toda la superficie del suelo, el material con el que se limpiará la zona será una bigotera o rodillo pequeño (para pequeñas superficies) o un rodillo de mayor tamaño si la superficie de daño es bastante más amplia.

La cantidad de empaste y pintura será también diferente para una pared que para todo el cuarto.

 

 

3-Reparación de la zona afectada

-El primer paso es coger una espátula y separar toda la superficie afectada dejando el yeso de la pared desnudo.

-Después se limpia la superficie de polvo con una brocha con agua, para evitar un nuevo levantamiento por polvo o suciedad.

– Se aplica una capa de imprimación (disponible en grandes superficies de construcción y pintura); esta imprimación permitirá adherir la siguiente capa de yeso y aquaplast necesario para homogeneizar la superficie.

-Después se aplica yeso con llana, y  tras secado del yeso, un capa de aquaplast. Dejar secar.

quitar-gotele-pared
Se aplica una capa de empaste con llana, puesto que la superficie de yeso previa es irregular y se tiene que homogeneizar.

 

Lijar con lijadora la superficie de aquaplast;  si la superficie es grande, el lijado debe realizarse desde abajo hacia arriba, ya que si fuera al revés, se lijaría sobre superficie con polvo que se va desprendiendo y cayendo y el lijado no tendría el mismo efecto.

-Una vez lijada la superficie, se aplica una segunda capa de imprimación, para eliminar el polvo y conseguir adherencia de la capa actual con la pintura. Cualquier mota de polvo puede ocasionar otro pequeño descorche, así que habrá que ser muy meticuloso  y dejar una superficie limpia previa a la pintura.

-Solo si la superficie incluía gotele se aplicarán la gota  y se dejará secar.

 

-Se aplican 2 capas de pintura y se deja secar entre  ellas. Lógicamente para pequeñas superficies, será muy complicado conseguir el color que había antes, por lo que salvo que sea en blanco, habrá que volver a pintar toda la pared o sala.

 

Es importantísimo que toda la zona afectada sea saneada, ya que de lo contrario este trabajo tendrá que repetirse hasta que se elimine toda la zona dañada.